Protos, el primero

Estamos en un lugar donde las viñas están protegida por castillos y fortaleces, las curte el rigor del invierno, estamos en la vieja Castilla, entre Valladolid y San Esteban de Gormaz, en un territorio que comprende varios municipios. Allí se ha producido un fenómeno maravilloso, el del gran comercio del vino.

Esta zona ha sido de importancia vitícola desde el siglo XI, pero es en nuestros días cuando se ha producido el gran comercio del vino, el mundo entero descubre Ribera del Duero de la mano de grandes marcas de vino.

En el horizonte se puede ver un castillo majestuoso construido en el siglo X, el de Peñafiel, estamos en tierras del Duero, en la meseta castellana. Ya se decía en la antigüedad que las grandes zona vitícolas estaban cerca de las grandes ríos. Su estampa vigila el horizonte.

Peñafiel es también un pueblo medieval, el centro de una ruta del vino. Sus habitantes viven del sector primario, lo cuidan y lo miman, forman parte de el. Bajo las faldas del castillo se ha criado una bodega, es bodegas Protos, fundada en 1927 por 11 viticultores de Peñafiel, los cuales decidieron remar en la misma dirección, juntaron sus fuerzas y su saber hacer para crear la primera cooperativa de la comarca.

Aunque fieles a los métodos tradicionales de elaboración de vino, comenzaron a criar vinos en barricas de roble, algo inusual en la época, fueron los primeros. Es curioso, su vino más conocido se llama Protos, que en griego significa “el primero”.

Sus primeras cosechas fueron premiadas en la Exposición Internacional de 1.929 en Barcelona. Enseguida abrieron delegaciones en Santander y Valladolid. Son los pioneros o mejor dicho, los dueños de la marca Ribera del Duero en el año 1927, ya que registraron esta marca antes de que el consejo regulador existiera. Desde entonces son los propietarios de la marca, la cual cedieron mediante un documento al consejo regulador, permitiéndoles usar el nombre.

La bodega se reserva el derecho de poder poner la marca Ribera del Duero en sus vinos. Hoy controlan más de 400 hectáreas de la variedad Tinta Fina, nombre que se le da allí a la Tempranillo. La bodega tiene más de 1500 metros de galerías que están dentro de la montaña del castillo, un lugar muy peculiar para la crianza de vinos.

Hoy esta empresa cuenta con bodegas en diferentes denominaciones de origen y está presente en más de 75 países. Hoy sus vinos siguen siendo un referente a todos los niveles.

Este artículo fue escrito por Enólogo Eloy Haya de Wine Status.


Publicidad

Sin comentarios, ¿quieres ser el primero en comentar?

Dejar un comentario


Parse error: syntax error, unexpected 'v' (T_STRING) in /home/vinos/blog/wp-content/themes/blogvinos/footer.php on line 61