Regeneración de barricas de vino

El uso de la barrica o tonel para la crianza de vino está muy generalizado. Pero viendo los tiempos que corren en la economía mundial, más de un bodeguero se plantea renovar su parque de barricas. Las barricas tienen fecha de caducidad, pero ¿Cuál es esta? Es difícil dar sólo una respuesta, algunos enólogos y bodegueros dicen que 5 ó 6 años, pero otros piensan que no se debería de medir en años, sino en llenados.

En Vinos.com nos apuntamos a esta última teoría, ya que tiene bastante sentido que una barrica pueda seguir utilizándose después de 5 años y sólo 3 llenados. Lo ideal sería cambiarla cada 6 ó 7 llenados, dependiendo del tiempo que el vino ha estado el la barrica, la añada, el tipo de vino, etc.

Pensemos en lo siguiente, una barrica bordelesa (225 L. de capacidad) cuesta más de 600 € si es de roble francés y unos 350 € si está fabricada en roble americano. Cuando han pasado 5 ó 6 años (6 – 7 llenados), esos toneles se convierten en un contenedor, ya que ha dejado de aportar beneficios al vino, es simplemente un depósito pequeño de valor cero que ocupa un espacio en bodega, así de cruel es la realidad.

¿Cuál es la solución? La regeneración de la barrica. Las barricas se llevan de nuevo al tonelero para que las estudie y recupere, sabiendo siempre el nuevo destino que se les va a dar tras la regeneración.

El maestro tonelero abre las barricas retirando los aros llamados testas y si fuera necesario los sotatestas, para de ese modo, poder sacar los fondos y acceder a su interior. Una vez hecho esto, se procede a realizar el azuelado, técnica que consiste en retirar por medio de abrasión esos 2 ó 3 milímetros que han sido impregnados por el vino gracias a la capilaridad. Dependiendo del origen del roble y el grosor de las duelas (que generalmente es de unos 20 milímetros), el maestro tonelero decide si retira más o menos madera del interior del tonel.

Después de azuelar el interior de la barrica, se lleva a calentar el interior del tonel a fuego directo, de este modo, el tonel vuelve a tener personalidad, el tonelero saca de nuevo su potencial.

Es el momento de volver a montar los fondos. Seguidamente, se procede a lijar el exterior del tonel, de este modo se consigue eliminar posibles obstrucciones y se mejora notablemente el aspecto exterior de la barrica.

Por último, con el tonel ya montado, se hace una desinfección por vapor y un lavado posterior con agua. El tonel ya está listo para recibir nuevos vinos por 2 ó 3 llenados más. ¿Qué precio tiene esto? Dependiendo de cantidades, pero estamos hablando de unos 80 ó 90 €/barrica (da igual la procedencia del roble).

Con esta técnica las bodegas recuperan el tonel y ahorran un 400 % en el caso de barricas de roble americano y entorno al 700 % en el caso de las fabricadas en roble francés. La barrica vuelve a tener un valor para la bodega, aunque no podrá ser regenerada una segunda vez.

Si has disfrutado de este artículo, te invitamos a seguirnos, votar por él y por qué no pasar a visitar nuestra tienda de vinos online donde podrás comprar vinos de España y del mundo. Foto de Enófilos Lounge

 


Publicidad

Sin comentarios, ¿quieres ser el primero en comentar?

Dejar un comentario


Parse error: syntax error, unexpected 'v' (T_STRING) in /home/vinos/blog/wp-content/themes/blogvinos/footer.php on line 61