Vender vino, el marketing de guerrilla (Capítulo 2)

Anteriormente habíamos compartido con nuestros lectures un artículo sobre cómo vender vino, y el Marketing de Guerrilla, el cual tuvo una buena repercusión, incluso dando lugar a la reflexión. En este nuevo artículo quisiéramos continuar con las ideas que habían sido planteadas anteriormente, y es así que presentamos la segunda parte.

Estrategia del tercero y cuarto

Hay una buena noticia para los que se encuentran en estos puestos y son creativos, ya que en estos casos se ha de buscar nuevas áreas de trabajo, o atacar los flancos. Es mucho más efectivo ocupar una zona libre que atacar una zona ya ocupada. Acordémonos de que cuando “atacamos” a alguien, normalmente se defiende, y por lo tanto, podemos perder.

Un ejemplo que podríamos adoptar es elaborar o vender un vino de Pago con una elaboración muy particular, una calidad súper premium y serie limitada.

Estrategia de los pequeños

En el mundo de los vinos hemos de practicar guerra de guerrillas cuando somos pequeños. La palabra guerrilla es de origen español. El ejercito de Napoleón era superior en número y recursos, por lo que los españoles debían de atacar en guerrillas, esto es: buscar momentos de superioridad numérica favorable y factor sorpresa. Una vez conseguido el resultado deseado, toca desvanecerse.

Más del 90 % de las empresas son pequeñas. Está en su mano buscar momentos especiales u oportunidades en las que puedan alcanzar una puntual superioridad. Esta es una área para especialistas que acumulan conocimiento y experiencia. Proponemos el ejemplo de las vinotecas online que envían Champagnes de más de 500 €/botella con el servicio de un profesional. El mercado del lujo es así, los clientes que pagan sin mirar la cuenta quieren lo mejor, y si están dispuestos en gastar 4.000 € en Champagne un sábado por la tarde, no les importará pagar 1.500 € más para que un enólogo enviado por la vinoteca les dirija la cata. Esta idea no está explotada por nadie todavía. Es guerra de guerrillas pura y dura.

Cuando somos pequeños no tiene sentido defender una posición contra un oponente superior, si las cosas se ponen mal, hay que moverse de escenario y buscar la oportunidad. Dejaremos el ego a un lado y no actuaremos como líderes, sino como guerreros inteligentes.

Conclusión

En este maravilloso mundo los pensamientos suceden como sucede la respiración, lo que los profesionales del vino debemos hacer es ponernos en el lugar del observador. Soñar es gratis, pero no debemos de olvidar que nuestra estrategia depende del tamaño de la empresa. Utilizaremos todos nuestros recursos en un punto concreto para lograr la superioridad puntual. Las campañas de marketing han de estar bien orquestadas entorno a un pequeño número de objetivos bien definidos.

Nunca hay que especular con las ilusiones y esperanzas de nuestros clientes/amigos, ellos son nuestra bandera y nuestro escudo en el campo de batalla.


Publicidad

Sin comentarios, ¿quieres ser el primero en comentar?

Dejar un comentario


Parse error: syntax error, unexpected 'v' (T_STRING) in /home/vinos/blog/wp-content/themes/blogvinos/footer.php on line 61